Los errores que (probablemente) estás cometiendo en tu Startup

¿Has montado una Startup? ¿Estás lleno de ilusión porque crees que tienes un proyecto único que lo va a petar? Bien, desde Celebrand también queremos que te vaya genial y que no caigas en el pozo sin fondo de los proyectos fantásticos que no llegan a puerto.

Dentro de una organización – pequeña o grande – eso no importa, uno tiene que aprender a llevar diferentes sombreros. Es decir, en una startup los equipos suelen ser todavía muy pequeños, por lo que todos tienen que hacer de todo para lograr que el proyecto florezca.

Si te sientes identificado, prepárate.

Las nuevas empresas se enfrentan a una serie de desafíos únicos cuando se trata de marketing. Presupuestos limitados, recursos limitados y una desesperada necesidad de que te conozcan. Ante esto tener una buena actitud es esencial, pero hay más.

De hecho, en nueve de cada diez startups el marketing no es uno de los fuertes de la persona que lo funda. El resultado suele ser que nueve de cada diez cometen los mismos errores. Esperemos que tú seas ese “uno”.

Desde Celebrand hemos trabajado con equipos de creación de startups en los últimos años y hemos encontrado una evidencia clara: Puedes tener el mejor producto o servicio del mundo, pero sin no tienes un plan sólido de incursión en el mercado tu negocio va a fallar. (Suponiendo, claro, que tu startup trate de solucionar un problema real)

Además de establecer la visión de negocio, tratar una estrategia de crecimiento y construir y apoyar a tu equipo – en la mayoría de casos también son parte de la creación y la gestión de todos los esfuerzos de marketing. Como fundador de tu empresa debes saber cuándo invertir en marketing puede ser el ingrediente clave para el éxito.

Hoy buceamos en los errores de marketing más comunes a la hora de crear una startups y en cómo arreglarlos.

#1 No marketing

Dado que los presupuestos suelen ser un tema escabroso en las startups, el marketing es a veces visto como un gasto extra y el de los primeros que caen al precipicio de “las cosas que ya haré cuando tenga dinero”. Sin embargo, el ROI de tus esfuerzos en marketing suele ser positivo, así que el dinero que inviertas en marketing va a volver a ti con intereses.

#2 No tener estrategia

Si quieres que tu startup tenga éxito, es necesario tener una estrategia activa. El viejo pensamiento de “vamos a crear algo y los clientes ya vendrán” sencillamente no funciona. Piensa en una buena estrategia de marketing para tu negocio. Tu atención especial debe ser conseguir usuarios, conseguir conectar con ellos (engagement) y conducir las ventas. Por tanto el planteamiento cambia a “vamos a mostrar algo y los clientes vendrán”. Mucho mejor, verdad?

Como dice Gary Vaynerchuck “da, da, da y luego pide”. Una buena estrategia de inbound marketing es una de las mejores estrategias de marketing a tu disposición a la hora de crear una startup.

#3 Elegir los canales equivocados

Hay muchos canales ahí fuera. Si solo utilizas uno, o dos, o mucho peor, los canales que tus clientes no usan, estás saboteando todo tu esfuerzo. Las startups tienen una tasa de éxito mucho mayor cuando centran sus mensajes en un nicho de mercado específico. Si defines un perfil de cliente ideal ya sabrás dónde suelen estar, cuáles son sus intereses. Y adivina… Podrás acercarte a ellos. Conoce qué canales están utilizando y dirígete hacia tus clientes ideales. Elije los canales más adecuados para ellos y crea contenido significativo para atraer e involucrar a estos usuarios (esto es muy importante).

#4 Centrarse en la perfección de marca en lugar de la repetición de marca

Es probable que hayas oído hablar de los métodos de iniciar una startup. El Producto Mínimo Viable (MVP) y otros enfoques parecidos no son solo para el desarrollo de producto y lanzamientos. Muchas nuevas empresas cambiarán su nombre en el primer o segundo año y la mayoría de veces incluso tiran por tierra su branding original y su página web.

Invertir demasiado y demasiado pronto en el perfeccionamiento de los activos relacionados con tu marca y el branding puede ser una pérdida de tiempo y de dinero. Puedes sentir la tentación de esperar a lanzar tu producto o tu sitio web hasta que tengas toda tu marca a la perfección. No esperes. Aplica los principios de MVP. Es mejor lanzarlo e ir aprendiendo a lo largo del camino dependiendo de la respuesta de tus usuarios para ayudar a perfeccionar tu propuesta de valor. Conseguir esta información lo antes posible tiene un valor incalculable a la hora de ayudarte a perfeccionar tu Propuesta de Valor mientras vas estableciendo tu marca.

Jeremiah Gardner escribió un libro muy recomendable acerca de las “marcas mínimamente viables”, échale un ojo.

#5 Esperar resultados de la noche a la mañana

La mayoría de los presupuestos de marketing, especialmente los que implican presencia online requieren semanas o meses de esfuerzo antes de empezar a ver resultados. No te rindas demasiado pronto. La creación de contenido en la página es solo la mitad del trabajo, el resto está en ganar notoriedad.

#6 Fallos a la hora de medir los resultados

Tener una web visualmente maravillosa es muy importante, pero también debe ser eficaz. Debes realizar un seguimiento de todo lo que haces, incluyendo el tiempo que has invertido y cuál ha sido el resultado. De lo contrario nunca sabrás cosas como el ROI y nunca conseguirás la información que necesitas para conseguir mejoras en el tiempo.

Haz uso de las analíticas en tu web para identificar y arreglar lo que no funciona, así podrás atraer – y retener- más usuarios. Ten en cuenta Google Analytics o  Google Webmaster Tools para entender qué es lo que funciona y qué no.

#7 No a la mejora continua

Si mides el tráfico y las conversiones de tu  web sabrás dónde se puede mejorar. El marketing es un proceso dinámico en constante cambio y evoluciona en el tiempo. Mediante la medición de todo lo que haces vas a conseguir constantemente información muy muy valiosa acerca de tu público objetivo. Y ahora solo tendrás que utilizarla correctamente para mantenerte en constante adaptación y mejora.

#8 No pedir feedback

El feedback –retroalimentación – es muy valiosa para todos los negocios, más si cabe para los negocios online y sobre todo para las startups. Trata de empatizar con tus usuarios y encontrar conversaciones con tus potenciales clientes. Dependiendo de la fase en la que te encuentres en tu startup pregúntales a tus usuarios cómo creen que lo estás haciendo, qué cosas notan, qué puedes mejorar, qué sobra, qué falta, y este tipo de cosas para mejorar tu estrategia de marketing y también tu estrategia de producto.

Si tu startup es un ecommerce te recomendamos que no solo les preguntes a tus potenciales clientes si no a los que ya lo son con uno de los sistemas de opiniones de clientes a tu alcance. Funcionan cuando un cliente hace una compra y son una de tus mejores herramientas de marketing ya que te aportan información gratuita para mejorar de la mano de los que ya han probado tu startup y también genera confianza y fidelización con tus – ya – clientes. Nosotros trabajamos con weeComments en nuestros proyectos de ecommerce en Celebrand.

#9 Convertir tu blog en un baño de gloria de tus noticias de empresa.

En muchos casos después de un tiempo tras crear una startup su blog se empieza a convertir en una lista de cosas gloriosas de la compañía tornándose un pozo de glorificación para saciar su ego. Artículos como “Juan ha entrado a formar parte del gran equipo X” o actualizaciones de producto que son más para que todo el mundo sepa que eres brillante más que para ayudar o ser útil a tus usuarios.

El objetivo del marketing de contenidos es resolver los los mismos problemas que tu producto resuelve, pero a través de los media. Así de simple.

Y ahí es donde las cosas se tuercen y llega un momento que el blog de la compañía no ayuda a los objetivos de la empresa y puede ser hasta un freno a la hora de dirigir el tráfico o hacer crecer tu audiencia y tus clientes online. Pasas de ser un experto en lo que sea que hagas a uno que hace lo mismo que cualquiera de tu competencia. Es decir, en uno más.

 


 

Estate atento en evitar este tipo de errores, pero si los cometes en tus campañas de marketing iniciales tampoco de agobies. Los errores son una parte natural del ciclo de vida de cualquier negocio – y de casi todo en esta vida-. Aprende todo lo que puedas de la experiencia y consigue mejores estrategias. Y si te abruma o necesitas apoyo profesional ya sabes dónde estamos para cambiar todos tus “no” en “yeah”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *