¿Cómo posicionar mi web en Google?

Google tiene cientos de factores que influyen en el posicionamiento de una web. Factores que pueden cambiar diariamente, semanalmente, mensualmente o anualmente…así que partimos de la premisa de que es prácticamente imposible encontrar y manejar todos y cada uno de estos factores.

Algunos de estos factores se hayan dentro de la página, lo que llamamos como SEO On Page, y otros que son externos a la misma. Lo importante para no perderse entre tanta información es centrarse en aquellos factores que pueden ofrecerte un mayor retorno sobre la inversión del trabajo realizado.

En este post te vamos a dar algunos consejos para comenzar a saber cómo posicionar una web en Google.

SEO Basics
• Si quieres comenzar a trabajar el posicionamiento de tu web en Google lo primero que tienes que tener en cuenta es que el gigante de los buscadores es como un “Gran Hermano” que todo lo ve. Así que mejor que no hagas ninguna treta e intentes engañarlo, porque seguramente Google ya haya visto esa técnica antes y lo más probable es que te penalice enviándote al inframundo, o lo que es lo mismo, a las últimas posiciones del ranking donde nadie pueda saber que existas. Puede que Google no sea tu amigo (o que aún no sepa que quiere serlo), pero no lo querrás tener como enemigo.
• Ojo con sobreoptimizar la página: muchos enlaces externos que aparecen de la noche a la mañana, un exceso de keywords…Porque al contrario de lo que crees que te acercará a convertirte en el número uno lo más pronto posible, en realidad te estará alejando cada vez más de tu objetivo. El posicionamiento debe ser algo natural, así que tiempo al tiempo.
• Para llegar a lo más alto de la lista en los resultados de búsqueda de tu especialización solo hace falta una cosa: perseverancia. No esperes resultados de un día para otro, eso no va con el SEO, así que cuanto antes empieces a asimilarlo, mejor. Si vas demasiado rápido pueden etiquetarte como spam y desterrarte a los últimos puestos.
• Google clasifica los sitios web en base a dos aspectos fundamentales, uno es la relevancia de la página por su contenido; y en segundo lugar, por el número y la calidad de los enlaces entrantes. En términos generales, un enlace de una página a otra página es visto por Google como un voto de confianza para esa página. Cuantos más votos obtiene una página, más fiable es la información que tiene, y por tanto Google la considerará de utilidad para los usuarios.
• Así que, en primer lugar, asegúrate de que el COPY de tu página es contenido original y de calidad. Los motores de búsqueda recompensan un buen contenido que no han encontrado antes. Así que dedica tiempo a que cada una de tus páginas tenga suficiente contenido optimizado. Un mínimo de 500-1000 palabras. ¿Y cómo redacto este contenido?
• La respuesta a esta pregunta te la dará un exhaustivo análisis de las keywords de tu campo de especialización. Ten en cuenta que cada página debe apuntar a una keyword, y como mucho, a otra relacionada pero secundaria. Si asignas diversas keywords para una sola página lo único que harás es confundir a Google, que no sabrá por cuál de ellas posicionarte en el resultado de búsqueda. Así que estudia, segmenta y concreta. Optimiza una página para obtener más tráfico aumentando la frecuencia de la frase clave deseada, términos clave relacionados, palabras clave coincidentes y sinónimos en enlaces, títulos de páginas y contenido de texto. Ten en cuenta que además de la palabra clave que hayas escogido, Google también apreciará que hayan conexiones semánticas con palabras sinónimas o relacionadas.
• Otra de las ventajas de que tu web tenga contenido propio y original es que tendrás más posibilidades de que otras webs encuentren tu contenido interesante y de utilidad, con lo que pueden enlazarte como referencia. De lo contrario, si tu contenido se encuentra en otros sitios web, te resultará más difícil obtener enlaces de manera natural o backlinks de calidad.
• Respecto a la técnica de conseguir enlaces o Linkbuilding, se podría diferenciar dos tipos: linkbuilding interno y el externo. El primero hace referencia a los enlaces que puedes construir dentro de tu propio site, por ejemplo, si desde una categoría “padre” o principal se apunta hacia otras subcategorías. También esta es una red que puedes crear gracias a artículos redactados en tu blog que hablen sobre una temática y que se vayan enlazando entre ellos para sumar fuerza. En cuanto a los links externos, asegúrate de encontrar páginas que tengan autoridad suficiente.
• Respecto al anchor text de los links, es decir el texto que se muestra visible del enlace, es importante que incluya palabras clave objetivo, combinado con otros CTAs como “click aquí”, “más información” o que lleven el nombre de la marca. Altérnalos ya que recientemente se publicó que Google penaliza aquellos links que tienen un texto de anclaje demasiado manipulador.
• Los enlaces de texto de anclaje en la navegación interna siguen siendo valioso – pero como hemos dicho, con naturalidad. Google necesita enlaces para encontrar y ayudar a categorizar tus páginas. Y en la línea de que lo poco gusta y lo mucho cansa, demasiados enlaces en una página podrían verse como una mala experiencia de usuario. Así que evita muchos enlaces ocultos en la navegación de tu plantilla. Todo natural y transparente.

En conclusión, el trabajo para el posicionamiento web en Google no es algo instantáneo. Tampoco existen fórmulas mágicas y sencillas que te catapulten a los primeros puestos de los resultados de búsqueda. Es un trabajo que ha de ser progresivo y continuado en el tiempo. Además has de ser lo suficientemente suspicaz para que sea un trabajo que no despierte las sospechas de Google. Si corres demasiado puede que el gigante de las búsquedas te haga frenar en seco. Construye una página con contenido original y optimizado, trabaja de manera escalonada los enlaces externos y con el tiempo podrás recoger los frutos de un trabajo bien hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *