Cómo hacer una auditoría SEO completa

El objetivo de una auditoría SEO es tener optimizado nuestro sitio web, identificar dónde están los errores y conocer cuáles son los puntos a reforzar para favorecer que los buscadores (Google, Bing, etc.) indexen e interpreten las páginas de forma adecuada. Esto permitirá que el sitio web se posicione en los buscadores y adquiera autoridad.

Comenzar a trabajar el posicionamiento SEO de un site sin conocer al detalle el estado de la web, es trabajar a ciegas. Este trabajo es fundamental para corregir errores y mantener el sitio actualizado, de forma que el sitio web consiga atraer el mayor número de visitas posible a través de búsquedas orgánicas y aumentar el número de conversiones en la web.

Una auditoría web, debería recoger, como mínimo, los siguientes puntos:

Rastreo e indexación de las páginas

Uno de los problemas más habituales en las páginas web son los de indexación. Para comenzar a trabajar el posicionamiento de una web, en primer lugar, debemos ver, con la ayuda de Google Search Console, qué páginas están indexadas, cuáles sin indexar y cuáles nos interesan que lo estén. En segundo lugar, conocer con qué frecuencia Google rastrea y cachea las diferentes páginas de la web.

Una vez controladas las páginas indexadas y las etiquetadas como noindex, nuestro trabajo será maximizar la cantidad de rastreo. Entre otras cosas, esto querrá decir que a Google “le gusta” nuestra web.

Análisis de sitemap y archivo robots.txt

Para conocer los problemas de indexación de una página web, debemos comparar el número de resultados indexados con el número de URLs que hemos mandado a través del sitemap. Una vez detectada esta discrepancia, podemos comenzar a trabajar: analizar qué páginas están sin indexar porque realmente nos interesa o por error; y, al contrario, qué páginas están indexadas en los motores de búsqueda cuando no deberían de estarlo.

Para ello también nos apoyaremos en el archivo robots.txt, un fichero que dicta una serie de pautas de indexación y comportamiento que informa a los robots de Google qué páginas o no deben rastrear. En este archivo es importante indicar la localización del mapa de sitio web o sitemap.

Análisis de códigos de estado 3xx, 4xx,5xx

Los códigos de estado HTTP determinan si se ha completado satisfactoriamente una solicitud HTTP específica. Entre las más populares se encuentran los códigos 200 (respuesta de petición correcta), 301 (url movida permanentemente) 302 (url ha cambiado de forma temporal) y 404 (el servidor no ha podido encontrar el contenido solicitado).

En este sentido entra en juego lo que se conoce como el Crawl Budget o presupuesto de rastreo. Google determina un “presupuesto” para cada web, y una vez gastado, dejará de rastrear nuestra web y, por tanto, de indexar contenidos. Es importante saber optimizar al máximo este Crawl Budget para asegurarnos de que Google rastrea cada una de las páginas que nos interesa.

Algunas formas de optimizar este rastreo es reducir el número de redirecciones, corregir enlaces rotos (errores 404), optimizar la velocidad de carga y los archivos sitemap y robots.txt vistos anteriormente.

Velocidad de carga

Google siempre tiene muy en cuenta la experiencia de usuario, por ello, valora mucho el tiempo de carga de una web y, conforme a ello, le otorga un buen posicionamiento o no. Tanto es así que, si una página tarda en cargar más de 3 segundos, empieza a ser problemática. El objetivo es conseguir que una página cargue en menos de 1 segundo.

Una web con una velocidad de carga lenta significa que los usuarios no tendrán una experiencia positiva, las arañas de Google no podrán rastrear toda la web y esto influirá decisivamente en el posicionamiento de esta.

La velocidad de una web depende de muchos factores, como por ejemplo la ubicación del servidor, los plugins instalados, códigos CSS o el tamaño de las imágenes (se recomienda que no pesen más de 100kb).

Existen varias herramientas que nos indican la velocidad de carga de un site. Una de las más conocidas es Page Speed de Google.

Core Web Vitals

La velocidad de carga está estrechamente relacionada con los Core Web Vitals, que son las métricas de Google sobre la experiencia de página: LCP (tiempo de carga del contenido), FID (capacidad de interactuar rápido) y CLS (estabilidad visual de la página).

Estas métricas ponen como foco la rapidez de carga y la buena experiencia de usuario. Hasta ahora, estas no afectaban directamente en el SEO de un site, sin embargo, a partir de marzo de 2021, estas pasarán a ser un factor de posicionamiento.

Para que Google califique correctamente la experiencia de usuario de una web, se recomienda que esta cumpla con las siguientes métricas:

  • LCP (Largest Contentful Paint): tiempo de carga inferior a 2,5 segundos.
  • FDI (First Input Delay): tiempo de interacción del usuario inferior a 0,1 segundos.
  • CLS (Cumulative Layout Shift): estabilidad visual inferior a 0,1 segundos.

Análisis de palabras clave

El análisis de palabras clave nos permite obtener datos sobre qué se busca más en los distintos buscadores (y, por tanto, los términos que debemos utilizar), qué términos tienen menor competencia e ideas sobre términos que no habíamos valorado y que deberíamos incluir. El objetivo es buscar aquellas palabras que tengan un mejor ratio de oportunidad, es decir, que tengan un volumen interesante de búsquedas pero que no estén excesivamente competidas.

Para conocer estas palabras clave se debe realizar un estudio de los términos más utilizados en función del target del cliente (público objetivo) y, en función de este análisis, estudiar las palabras clave por las que ya está posicionado (o no) el site que estamos analizando. El objetivo ahora es adaptar el contenido de cada página a estas palabras clave para aumentar posiciones en los resultados de búsqueda.

También, analizar las keywords que está trabajando la competencia directa nos permite encontrar oportunidades (términos) que no se están trabajando y que, sin embargo, tienen un gran volumen de búsquedas. Trabajar estas keywords nos permitirán llegar a un público más amplio.

Arquitectura web

La arquitectura web es la forma de organizar, tanto al usuario como a los robots de Google, todo el conjunto de URLs del sitio web. Esta es uno de los factores más importantes de posicionamiento porque permite que los buscadores rastreen todas las urls de forma efectiva, permite priorizar las URL más importantes, permite al usuario navegar de forma cómoda y sencilla, evita las canibalizaciones (urls que ataquen al mismo contenido) y evita la similitud de contenidos o el thin content (contenido pobre o de poca calidad), entre otros.

Niveles de profundidad y sintaxis de URL

Los niveles de profundidad se refieren al número de clics desde la página de inicio que hacen falta para llegar a una url. Cuanto más alto sea este número, más trabajo les costará a los robots de Google rastrear la página y, por tanto, menos fuerza recibirá.

Se recomienda que una web no tenga más de 4 niveles de profundidad y que, al menos, el contenido más importante no se encuentre a más de 3 niveles.

Como norma general, la página principal se encuentra en nivel 0, las páginas de categoría deberían encontrarse en nivel 1, y las fichas de producto en nivel 2.

Por otro lado, la sintaxis de url debe ser corta, clara y descriptiva. Además de ser una ayuda para organizar la web y medir resultados, de cara al usuario es importante que sean legibles y sin caracteres especiales.

Meta etiquetas

Las meta etiquetas tienen la función de informar a Google cuál es el contenido de tu página. Además, es el contenido que aparece en los resultados de búsqueda, por lo que determinarán en gran medida el CTR o cantidad de clics.

Para optimizar el meta título y la meta descripción existen una serie de factores a tener en cuenta, como la extensión o incluir la palabra clave a la cual está atacando esa página. Por ejemplo, se recomienda que el meta título no supere los 65 caracteres y la meta descripción se encuentre entre 120 y 300 caracteres.

Jerarquía de los encabezados

La jerarquía de encabezados (h1, h2, h3, etc.) permiten a los motores de búsqueda entender y procesar mejor las páginas. Cada elemento de encabezado debe describir brevemente el tema de la sección que introduce y seguir una jerarquía, sin saltarse encabezados intermedios.

De esta forma, todas las páginas deben de tener un único h1 que contenga la palabra clave e informe a los robots de qué trata la página que están leyendo. El resto de subtítulos se utilizan para reforzar la temática principal y la keyword trabajada.

Calidad de los textos

Para Google el contenido de una web es fundamental, puesto que a la hora de leer una página le ayuda a clasificarla o saber de qué trata, algo que considera también muy importante de cara al usuario. Por ello, es muy importante crear descripciones de calidad y en base a la palabra clave que se quiera posicionar.

Google, además, valora que el contenido sea único, original, exclusivo, que aporte valor añadido y penaliza el contenido duplicado y thin content (contenido pobre). Se considera contenido duplicado a cualquier texto que se repita, total o parcialmente, en más de una dirección web, tanto interna como externa.

El blog también ayuda a que un ecommerce se posicione en los buscadores: permite que estos indexen más páginas y, por tanto, generen un mayor tráfico a la web. Sin embargo, para Google no vale cualquier contenido, sino que este también tiene que cumplir con ciertos requisitos SEO para que se posicione en los buscadores.

Enlazado interno

La estructura del sitio web y el enlazado interno es un aspecto fundamental para distribuir adecuadamente el pagerank de las diferentes páginas, dependiendo de cómo nos interese. Para ello debemos hacer un análisis completo de los enlaces internos, ver hacia dónde apuntan, qué fuerza tienen las páginas donde apuntan o detectar las páginas huérfanas (sin enlaces internos), entre otros.

Un correcto enlazado interno nos permitirá distribuir correctamente la autoridad entre las páginas de un site, así como favorecer la navegación a los robots de Google y a los usuarios.

Algunas recomendaciones para mejorar la estructura de links internos son: enlaces de contenido nuevo a contenido antiguo y viceversa, enlaces a contenido relevante relacionado, enlaces de contenido muy visitado a contenido con menor volumen de visitas o enlaces a artículos que amplían la información de un determinado tema.

Es importante, además, comprobar que los enlaces internos son todos follow, para asegurarnos que traspasan autoridad de una página a otra.

Canibalizaciones

Cuando en SEO hablamos de canibalización, se refiere a cuando distintas URLS de nuestra página web están posicionando para las mismas intenciones de búsqueda. Si existe una canibalización estaremos dividiendo la fuerza de las url y disminuirá el CTR en cada uno de esos resultados.

Imágenes

Cada elemento de nuestra página web habla de ella, también las imágenes que utilicemos. La optimización de imágenes es otra de las decenas de factores que tiene en cuenta un buscador para posicionar una web. Por un lado, siempre que se pueda, estas tienen que ser únicas y, por otro lado, optimizarlas para los buscadores teniendo en cuenta el atributo alt, nombre de archivo, contexto, tamaño, descripción y sitemap.

Por otro lado, Google recomienda que las imágenes de un sitio web no supereren los 100kb para acelerar la velocidad de carga.

Autoridad web y enlaces externos

La autoridad web es la relevancia o popularidad que tiene un dominio respecto al resto de páginas web. La cantidad y calidad de enlaces externos que tenga una página web nos permitirá conocer de forma rápida cuál es su autoridad y la reputación.

Cuanta mayor autoridad tenga una página, mayor visibilidad en Google, mejor posicionamiento y, por tanto, un aumento de visitas y conversiones.

Quizá te interese leer: Tips para mejorar la estrategia de backlinks con Semrush

Optimización móvil

Desde hace ya varios años, Google tiene muy presente las páginas web que ofrecen una buena experiencia usuario y prioriza las páginas responsive, es decir, aquellas que están adaptadas a todos los dispositivos. Si esta no está adaptada a móvil, tiene menos posibilidades de aparecer en los resultados de Google

Para comprobar que el site que estás analizando está o no adaptado a dispositivos móviles, Google ha facilitado esta herramienta.

Google My Business

Tener una página de Google My Business configurado correctamente complementa y mejora la presencia web y ayudará a aumentar el tráfico. Además, aparecer en Google Maps ayudará a proporcionar información relevante a los posibles clientes potenciales que se han interesado en tu negocio, como el número de teléfono, valoraciones de tus clientes, horario del comercio o fotografías, entre muchos otros.

Resultados enriquecidos

Los resultados enriquecidos son resultados de búsqueda visualmente más atractivos para el usuario con información relevante sobre un negocio que se muestra junto con el título, la descripción y la url. Estos fragmentos mejoran y aumentan el CTR (los clicks), por lo que se recomienda tenerlos bien configurados. Son, por ejemplo, la información del precio y la disponibilidad de stock.


¿Necesitas una auditoría SEO de tu página web? En Celebrand analizamos al detalle en qué estado se encuentra tu página web y cuáles son las áreas de mejora. A partir de entonces, nos ponemos manos a la obra para alcanzar tus objetivos. ¡Conócenos!

CategoríasSEO

Una respuesta a «Cómo hacer una auditoría SEO completa»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *