6 Desventajas de un E-Commerce

Anteriormente hablamos acerca de las bondades de montarse una tienda online y quedó como que era la única opción para sobrevivir en el mercado. Pues bien, no todo son lucecitas de colores. Para hacer una evaluación justa del comercio electrónico no podemos comentar solo los puntos buenos del ecommerce (que son muchos). Hoy miramos también la otra cara de la moneda.

1.- El e-commerce carece de ese toque personal

No es que todas las tiendas físicas de minoristas cuenten con ese enfoque personal que tenemos en mente, pero sí que hay varios minoristas que valoran (y mucho) las relaciones humanas. Como resultado, las compras en los puntos de venta físicos suelen ser tranquilizadoras y más “vivas”. Hacer clic en “Comprar ahora” no es lo mismo que hablar con el dependiente.

Aunque los comercios online se esfuerzan por hacer sus tiendas más cercanas, la carencia de ese toque humano es una clara desventaja del ecommerce, sino la mayor.

2.- E-commerce retrasa la adquisición de tus productos

A menos que utilices una página de comidas para llevar, comprar los comercios electrónicos suponen esperar para tener el producto en tus manos. Incluso con el envío express lo más pronto que consigues tu pedido es “mañana”.

Pero claro, si quieres un bolígrafo para escribir algo ahora no puedes comprarlo en un ecommerce. Ni un libro que quieres leer esta noche o un regalo de cumpleaños que necesitas para hoy. Así que comprar en ecommerce requiere cierta previsión con estas cosas.

Una excepción a esto son las descargas de contenidos digitales como los ebooks o un disco de música. En este caso el comercio electrónico está en su hábitat y puede ser más rápido que ir a una tienda.

3.- Algunas cosas no se pueden comprar por internet

La mayoría están en las categorías de perecederos o tamaños raros. Por eso no puedes pedir un polo de fresa por internet. A menos que el vendedor estuviera dispuesto a cargar con unos costes tremendos para traerte tu helado en un camión refrigerado es un poco difícil. Si por otra parte compras algo muy grande o muy pesado y tienes que devolverlo será el momento en el que te familiarices con los gastos de devolución del comercio electrónico. Algo que no se lleva muy bien con este tipo de objetos.

4.- No se puede probar

El comercio electrónico tampoco te permite probar el producto antes de comprarlo. Si compras un equipo de música no puedes darle al play para ver cómo suena. Si compras un home cinema tampoco puedes sentarte en frente de la pantalla para ver cómo te vas a sentir si lo compras. Cosa que sí que pasa en las tiendas de electrónica físicas.

5.- ¿Tiendas reales?

Cualquier persona puede crear una tienda online en cuestión de minutos. Pero si cualquiera puede montar una tienda, cómo sé yo que esa tienda es real? Las escasas barreras de entrada a la hora de montar un ecommerce pueden ser un gran atractivo para el empresario pero para el comprador, la fiabilidad puede ser un problema. Esto puede llevar a los clientes a restringir sus compras online solo a los sitios famosos y fiables.

6.- Seguridad

Al hacer una compra online tienes que proporcionar al menos la información de tu tarjeta de crédito y tu dirección postal. En muchos casos, los sitios web de comercio electrónico son capaces de obtener otra información sobre tus preferencias o tu comportamiento online. Esto puede conducir a problemas cibernéticos.

Conclusión

Aunque el comercio electrónico forma parte de nuestro presente y damos por hecho que va a formar parte de nuestro futuro, hay algunas desventajas. Tengamos en cuenta que la era digital como la conocemos está en sus primeros pasos y que muchos de estos problemas se arreglarán conforme vaya evolucionando el medio.

Solo cuando aceptemos estas desventajas trabajaremos para superarlas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *